Estados Unidos, el país denominado como el “más poderoso del mundo”, cuenta con una población total de 321 millones de ciudadanos. De acuerdo con el estudio “96 estadísticas y datos increíbles de las redes sociales para 2016” publicado por Brandwatch, de los 321 millones de estadounidenses, el 82% son usuarios activos de internet (263.2 millones), y alrededor de 202 millones tienen una cuenta en alguna de las redes sociales que existen; es decir, el 62% de la población de Estados Unidos cuenta con al menos un perfil en redes sociales.

 

Durante las últimas semanas, se ha afirmado que el ahora nuevo Presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, utiliza su cuenta de Twitter personal (@realdonaldtrump) como un medio para gobernar a su país y un medio estratégico para haber alcanzado el triunfo electoral. Inclusive, tal es el poder macroeconómico de Donald Trump que, una semana antes de tomar posesión como Presidente, salió a la luz una nueva aplicación llamada Trigger, con la que magnates millonarios son notificados cada que @realdonaldtrump tiene un nuevo mensaje. Además, reciben estadísticas automáticas de cómo se incrementan o disminuyen sus ganancias con cada mensaje que el millonario Presidente envía por esta red social, afectando diversas economías mundiales, incluida la de México.

 

Estas razones son las que, dentro de la industria del Marketing Digital, obligan a cuestionarse si es probable que Donald Trump pueda tener influencia gubernamental a través de estas plataformas con la intención de gobernar su país, y comenzar a implementar estrategias de Social Listening para contrarrestar o impulsar tendencias durante un periodo determinado, según sea el interés de cada usuario, marca o ideología.

 

Sin duda, el nivel mediático y de influencia del nuevo presidente de los Estados Unidos de América es indiscutible, observando solamente el incremento masivo de usuarios de la nueva cuenta Presidencial en Twitter (@POTUS), misma que se abrió el pasado viernes 20 de enero a partir de su toma de protesta, logró sumar más de 14.3 millones de seguidores, superando infinitamente a Barack Obama que desde que aperturó su cuenta presidencial en mayo de 2015, hasta el pasado viernes, generó 14.2 millones de seguidores, alrededor de 100 mil usuarios menos de los que Trump ganó en un solo día.

 

A pesar de las especulaciones sobre la manera de gobernar de Donald J. Trump, las redes sociales tienen un alto impacto en la población, sobre todo en la comunidad joven; sin embargo, el nivel de alcance y penetración no se compara con el amplio espectro que cubren otros medios masivos como la TV que tiene una cobertura del 97% del total de la población de EUA. Sin duda, la nueva administración estadounidense deberá utilizarlas a su favor ante toda contingencia que se presente, sobre todo con el nivel de escucha que puede implementar.